Autoridad Paternal (Segunda Parte)

0
230

Demasiada información es una de la causas de que los papas modernos sientan algún tipo de culpa, los padres de hoy tenemos demasiada información por todos lados encontramos algo que nos dice que es lo mejor para nuestros hijo, cual es la mejor manera de ser padre, hasta el cómo no tratar a tus hijos. Saber tanto nos lleva a darnos cuenta de los errores que podemos cometer como padres, dicha conciencia nos lleva a generar culpa y sentirnos malos padres cuando cometemos algún tipo de error, hasta llegar a condenarnos, juzgarnos y darnos un veredicto tormentoso en esos diálogo internos, ¨ya le cause un trauma con lo que le dije¨, ya le grite, provocare en el que se reprima y ya no me escuche, hoy no conviví con mis hijos, sentirán que ya no los quiero¨, entre muchas otras creencia que generamos para alimentar la culpa y la creencia de que no somos buenos padres, esperando que venga alguien más y me ayude, como el psicólogo, los abuelos, el sacerdote y muchas más personas que buscamos para que ellos se hagan responsables de la educación de los hijos porque yo con la culpa que tengo no soy buena influencia para ello.

Saber es una bendición y es también causa de nuestros muchos aciertos, de lo que tenemos que tener cuidado es de saber manejar esa información, saber que de esa información nos convienen y va con nuestro estilo de vida, creencia, formas de ser y así no usarla para jugar un juego condenatorio y verdugo en nosotros. Reconocernos los aciertos que tenemos como padres, las virtudes que nos caracterizan como personas, aceptar que les estoy dando a mi hijo lo mejor que le puedo dar en este momento, que estoy abierto a nuevos aprendizajes por lo cual el día de mañana puedo hacer cosas diferentes pero hoy esto que le doy es lo mejor de mí y con eso es suficiente. Dejar de preocuparnos y quererles enseñar todo, al final la vida les dará lecciones que nosotros no podremos, reconocer que seguiré cometiendo errores porque se parte de la naturaleza, pues ser padres también es aprender, no porque yo tenga el título lo es todo y soy perfecto, al mismo tiempo que mis hijos crecen tu como padre también lo haces, ábrete a la posibilidad de aprender de las lecciones de la vida y sobre todo de las lecciones de tus hijos.

Otra de las causas de la culpa paternal es la falta de tiempo, esto por la necesidad de trabajar y en otros casos por el gusto de pasar mucho tiempo fuera de casa. Entran en nosotros esas vocecitas internas, deberías pasar más tiempo con tus hijos, ellos te necesitan, esta semana nos has convivido con ellos, estas vocecitas interiores son más frecuentes y con más densidad en las madres por los conceptos sociales que aún viven en la sociedad, es parte de vivir en una generación de transición.

La siguiente causa es el cansancio de la paternidad, esto también con influencia del cambio generacional en que vivimos. Ser padre es una trabajo de 24 horas, debido a esto es normal un agobio y cansancio, al igual que un cierto rechazo o favoritismo a alguno de nuestros hijos en algunos momentos, es normal sentirnos así, sin embargo al reconocerlo o darnos cuenta de ellos nos genera una de las culpas con mayor fuerza, nos hace sentir malos y avergonzados, es importante reconocer también que estos sentimientos hacia nuestros hijos son normales y que es necesario soltarlos y no reprimirlos, encontrando una manera sana de dejarlos fluir.

En este caso es recomendable que los padres tenga un día o un tiempo especialmente para ellos como pareja, es necesario este tiempo también  para fortalecer la relación y de ninguna manera podríamos tomarlo como algo malo o sentir culpa por ello ya que este fortalecimiento se reflejara en nuestros hijos, al final los hijos son el reflejo de lo que es la pareja, si esta está bien los hijos están bien, si la pareja está mal los hijos de igual manera. Este tipo de acciones donde la pareja convive sola en algún cine, teatro, un café, etc., los fortalecerá más para cuando les toque enfrentar el momento del ¨nido vacío¨, cuando los hijos se vallan.

De igual manera recomiendo que tengan actividades como individuos, fuera del trabajo, algo como practicar algún deporte, pasatiempo, algún grupo de amigos, algo que te permita tener un espacio para ustedes solos, esto fortalecerá tu energía, tú estima y desahogara el agobio que pudieras sentir en algún momento.

Por último la creencia de ser malos padres, es una idea que genera también mucha culpa en los padres, somos condenatorios y exigentes con nosotros mismo caemos en la trampa de creer que somos malos, que siempre está el sentimiento, ¨pudimos hacerlo mejor¨, en cierto punto estoy de acuerdo con esta creencia, pues podemos tomar capacitaciones, cursos, asistir al psicólogo, entre otras más, sin embargo también es necesario reconocer que somos perfectos para criar a esos hijos que se tienen, que somos capaces, con nuestras virtudes, limitaciones, habilidades, creencias, experiencias, son sufrientes para darles lo mejor a ellos, al fin de cuentas no he conocido a ningún padre que haga algo intencionalmente para lastima o fracturarle la vida a alguno de sus hijos, muchos de los actos que realizamos es porque creemos lo mejor, aquí recomendaría no confundirnos con darles tos porque es lo mejor, ni tampoco lavar culpas de padres que abandona justificando con la frase es que yo era una mala influencia y lo mejor para él es que yo no estuviera, estos son errores comunes que comente los padres como ya lo mencionamos, sin embargo si es necesario creer en nosotros, confiar, pues el tiempo y el entorno nos ayudaran a darle forma a la educaciones que le des a tus hijos.

Aún falta más obviamente, sin embargo creo que con estos puntos se puede realizar un programa sobre este tema, ya para termina solo dirá que es posible forma y educar hijos con grandes habilidades, llenos de amor, que luchas, con límites, hábitos, todo esto es posible en la medida que lo creamos, también te dejo unas pequeñas reflexiones de como poder hacerlo digo no todo es malo y para que se vea que es posible, puede parecer difícil de superar pero tenemos herramientas y habilidades para hacerlo, así como parece difícil también las opciones que dejo son fáciles pues simplemente es dejarlas ser, pues ya viven en nosotros como padres ahora es darles la oportunidad de existir fuera de nosotros.

es necesaria decirles a nuestros hijos el mucho amor que le tenemos, todos esos sentimientos de alegría que nos genera que sean ellos mismo, cuando comentan errores deja de condenarlos y aliéntalos a que sigan intentando, cuando les des dinero para ropa, calzado, o hasta para alguna diversión dáselos con cariño y con buena cara, al final de cuentas es parte de la responsabilidad de mantenerlos, gánate la confianza de tus hijos, cuando te pidan un consejo, no los sermones simplemente da tu punto de vista y provócale que tome la decisión en esa situación que tiene, escúchalos, en muchas ocasiones más que quiere que les hablemos quiere ser escuchados, date la oportunidad de aprender de lo que él te quiere contar, si le prometes algo se lo cumples, para que aprendan de confianza y de creer, déjalos que se caigan, que se ensucien y que se laven y se levanten por si solos, que sepa que tus manos estarán ahí pero cuando en verdad las necesiten,  no les robes el gozo de triunfar y brillar por méritos propios, regálales un o unos NO aunque se enoje o lloren, esto les ayudara a desarrollar habilidades de adaptación en la vida y los fortalecerá emocionalmente para las partes difíciles, crean en sus hijos pues ellos creen en usted y compártanlo que ellos lo sepan, cuando los reprendas hazles saber que estas en contra de esa actitud o acción pero que eso no cambia nada el amor que sientes por ellos, dale la oportunidad de que él cree sus propios sueños, deja el querer curar tu pasada con el futuro de tu hijo, que él los sueñe y dale la confianza de que el los realice, dale las gracias a tus hijos por todas las enseñanzas y aprendizajes que has tenido de él y sobre todo acéptalo tal como es, pues esto es la parte más importante que él se sienta aceptado, amado, aprobado por las personas más importantes en su vida, ustedes como padres.

no cabe duda que tu eres el pare o la madre que tu hijo necesita, ten confianza en ti pues tus hijos ya confían en ti.

Psicólogo: Oscar Abundez M.

 449 199 21 20

 Psicología Asesoría.