Ciudades inteligentes

0
34

#EnPortada

Las grandes urbes del mundo y sus habitantes tienen distintas necesidades, por lo que un solo modelo de ciudad inteligente no es factible. Además, algunas son más viejas que otras, por lo que su nivel de infraestructura varía, haciendo que las inversiones se destinen a diversos rubros.

“Las diferentes ciudades del mundo tienen distintas necesidades y prioridades: algunas se interesan en usar tecnología para incrementar la seguridad de la ciudadanía y reducir la tasa de criminalidad; mientras otras buscan ahorrar energía, mejorar la conectividad, resolver problemas de manejo de desperdicios o mejorar el flujo vehicular. Muchas ciudades como Dubái, Delhi y Singapur se enfocan en brindar mejores experiencias a los ciudadanos con información personalizada sobre cierres viales, inscripción en escuelas, eventos locales, entre otros”, expresó Jean Turgeon, vicepresidente en Avaya.

Lo que sí tienen en común todos los proyectos de ciudad inteligente es que los gobiernos toman la decisión de invertir en tecnología para resolver los retos específicos de su comunidad, con la ventaja de que, a medida que avanzan estas nuevas iniciativas inteligentes, se logra una mayor cooperación entre varias industrias, por lo que se atrae inversión y talento.

La clave en esta transformación, de acuerdo con el ejecutivo de Avaya, son los datos. “En todo el mundo las ciudades están desplegando miles de sensores responsables de recolectar información en todas las áreas de nuestra vida (número de autos en carretera, incendios, inundaciones, litros de agua consumidos e incluso la presión arterial de un paciente), por lo que los municipios también están invirtiendo en análisis de Big Data y plataformas de Inteligencia Artificial que, a través del aprendizaje automático, pueden procesar estos datos y brindar información útil para la comunidad en tiempo real”.

Un ejemplo de uso es que los semáforos de la ciudad ayuden a las ambulancias o camiones de bomberos a llegar más rápido en situaciones de emergencia; o que las cámaras de seguridad reconozcan un crimen y alerten a la policía.

Pero para que esto sea una realidad se requiere de sistemas abiertos y dependencias que se comuniquen entre sí. “Ya pasó la época de obtener tecnología de un solo proveedor, vivimos en una era de cooperación donde se necesita que varias tecnologías trabajen juntas. Un ecosistema abierto es crítico para alcanzar el éxito”, afirmó Turgeon.

Un sistema abierto no solo persigue una mejor interacción entre dependencias de gobierno, también facilitar que todos los ciudadanos tengan las mismas posibilidades de acceso, pues mientras algunos contarán con hogares y autos inteligentes, otros seguirán comunicándose con su entorno a través de su smartphone.

La compañía Gemalto explica que, bajo este modelo, un objeto habitual como un poste de luz puede convertirse en un elemento de alta tecnología. “Irían mucho más allá de las simples necesidades de iluminación. Los LED de alta potencia pueden alertar sobre problemas de tránsito, brindar advertencias meteorológicas, detectar espacios de estacionamiento gratuito y estaciones de carga para vehículos eléctricos. Toda esa información podría ser consultada a través de una aplicación móvil”.

Se espera que la llegada de la tecnología de red 5G sea decisiva en el impulso de las ciudades inteligentes y acelere las nuevas implementaciones. El reto, expone la compañía, es que se tiene que garantizar la disponibilidad y seguridad de todos los datos que se generen.

“Las ciudades inteligentes dependen de datos confiables y precisos. Se deben tomar medidas para garantizar que estén libres de manipulación. Además, algunos de los datos recopilados, almacenados y analizados incluirán información sensible sobre los consumidores, por lo que será necesario contar con estrategias para evitar la divulgación no autorizada de la información confidencial. En resumen, todos los registros deberían ser difíciles de falsificar y tener una fuerte protección de integridad”, advierte la compañía Gemalto en un informe.

Para lograr esos objetivos, señala la empresa, deben integrarse soluciones de autenticación robusta para garantizar que los datos se comparta solo con las partes autorizadas.

Aunque todavía estamos en el camino hacia la transformación de las ciudades, lo cierto es que la urbanización no se detendrá. Para el año 2050, 66% de la población mundial habitará las ciudades, espacios que deberán apostar por la sostenibilidad ambiental, social y económica. En ese sentido, hoy más de 190 metrópolis del mundo están invirtiendo en tecnología para construir ciudades inteligentes. Conoce algunos ejemplos que ya son una realidad.

India

Planeación demográfica

Proyecto de las 100 ciudades inteligentes: La tasa de crecimiento poblacional en India ha aumentado de manera significativa. De 2001 a 2011, el número de ciudades con más de un millón de habitantes pasó de 35 a 53, colocando al país con una de las tasas más grandes de urbanización del mundo. Ante ello, en 2015 el gobierno anunció que desarrollará 100 ciudades inteligentes para 2022 que proveerán de infraestructura esencial, estándares de vivienda decentes, ambientes limpios y sustentables a través de la aplicación de soluciones inteligentes.

Lisboa

Movilidad

MobiCascais. Esta aplicación móvil mejora los tiempos de traslado y la transportación de los habitantes de Lisboa, en Portugal. A través de sus dispositivos móviles los usuarios pueden reservar, manejar y pagar por el uso de cada servicio conectado de movilidad en la ciudad de Cascais, pagando una cuota semanal, mensual o anual. Están disponibles diversos servicios como compartir la bicicleta, el auto o la moto, así como el estacionado inteligente y el transporte por solicitud, entre otros. A través de esta aplicación se espera que los usuarios puedan ahorrar entre 10% y 27% en costos de movilidad.

Londres

Cámaras inteligentes. Para evitar congestionamiento vial, en Londres, Reino Unido, se instaló una red de más de 600 cámaras en 174 puntos de entrada y salida. Las cámaras graban los autos que pasan por estas vías de peaje y, con base en la información de registro y a través de un sistema de Reconocimiento automático de matrículas (ANPR), hacen llegar el cobro a los conductores. El plan se puso en marcha en febrero de 2003, desde entonces, se ha disminuido el tráfico vehicular de manera importante. Asimismo, el uso de bicicletas ha aumentado en un 60%.

Buenos Aires

Gobierno electrónico

La administración pública en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, permite a sus ciudadanos levantar quejas y/o solicitudes a través de una app móvil y de redes sociales. Por ejemplo, cuando un residente ve una banqueta rota, puede tuitear una foto al ministerio junto con una descripción. La app usa un sistema de tecnología de integración geográfica (GIS) que envía la locación del reporte. El tiempo promedio para resolver una queja disminuyó en un 93% sin presupuesto adicional, lo que significa solucionar más problemas en menos tiempo.

Washington D.C.

En la educación

LearnDC es un sitio web que aloja información y recursos de escuelas públicas para proveer comparaciones y que los padres puedan, entre otras cosas, tomar decisiones informadas para enviar a sus hijos al colegio. Como un esfuerzo colaborativo liderado por la Oficina del Estado Superintendente de Educación (OSSE), LearnDC es un producto de asociaciones con un número importante de agencias locales y organizaciones dedicadas a proveer información de fácil acceso en el campo de la educación. Asimismo, toda la información está disponible en un formato API para el análisis y desarrollo de otras apps.

Nueva York

Aulas digitales. La educación habilitada por el aprendizaje virtual, la digitalización y la realidad aumentada, transforma la manera en que se enseña y se aprende. Con un mejor análisis de datos, los maestros de la próxima generación pueden adaptar su aprendizaje para maximizar el éxito de los estudiantes.

Tal es el caso de los softwares educativos en la iZone de Nueva York que tienen como objetivo proveer de sistemas educacionales efectivos y disminuir la brecha entre sus productos y los millones de estudiantes que se han postulado para obtener los beneficios de estas herramientas educativas.

Gestión urbana

Inspecciones efectivas. En Nueva York se utiliza ciencia de datos para impulsar la eficiencia en las inspecciones. La ciudad recibía 25 mil quejas cada año sobre conversiones ilegales de edificios, y solo 200 inspectores cubrían la carga de trabajo. Usando analíticos predictivos para filtrar las quejas, las autoridades fueron capaces de mejorar la respuesta de las investigaciones. Sin los analíticos, en solo 13% de los casos se encontraron condiciones no adecuadas, con tecnología, más del 70% de las inspecciones resultaron encontrarse en orden.

California

Conservación del agua

Mensajes de concientización.

Para la preservación del agua en La Bahía del Este, California, a través del Internet de las Cosas se realizan tareas más efectivas para monitorear el ahorro del líquido.

Así, el Departamento Municipal del Agua, asociado con WaterSmart, realizó trabajos de comparación de consumo cuyos resultados se mostraron a varios vecinos. Tras otorgar a 10 mil clientes acceso a un portal web que mostró tanto su nivel de consumo como ideas para la conservación del agua, el departamento logró disminuir el uso del líquido en un 5%.

Autos autónomos

Zona de pruebas. Más de 40 empresas de todo el mundo, entre ellas Google y Waymo, tienen permiso en California para realizar pruebas con automóviles autónomos. En un inicio la legislación obligaba a que todos los vehículos tuvieran un conductor al volante que respondiera en caso de ocurrir alguna emergencia pero, a partir de este año, la regla fue eliminada por lo que ya es posible solicitar permisos para que autos sin conductor circulen en las carreteras estatales de la ciudad, una medida que busca impulsar esta tecnología.

En México

Recientemente se creó la Asociación Mexicana de Ciudades Inteligentes (AMECI), organismo que tiene entre sus prioridades gestionar un fondo federal de 500 millones de pesos para transformar en ciudades inteligentes los 2 mil 445 municipios del país.

EJEMPLOS DE SMART CITIES EN MÉXICO

Jalisco

El esquema de ciudad inteligente llegó al pueblo mágico de Tequila, en donde, de acuerdo con su Consejo de Desarrollo Integral, las principales actividades que se realizan enla materia son la innovación en los procesos de producción del destilado del agave, la instauración de proyectos y planes de desarrollo sustentable, y mejoras para impulsar la fuerte actividad turística de la zona. Asimismo, en Guadalajara, se trabaja en el proyecto de Ciudad Creativa Digital, que tiene como objetivo principal renovar el entorno urbano. Su herramienta principal es un centro de datos, conocido como el cerebro de esta ciudad inteligente, el núcleo de su infraestructura.

Puebla

En esta ciudad se ha desarrollado una plataforma denominada “Smart Puebla”, la cual propone un modelo de gestión urbana transversal que involucra seis principales ámbitos: movilidad y planeación urbana; equidad social y humana; energía y medio ambiente; talento e innovación; resiliencia y seguridad; servicios públicos y gobierno abierto. Algunos de los proyectos que se han puesto en marcha son: un sistema público de bicicletas; la instalación de puntos para el acceso gratuito a Internet; unidades habitacionales dignas y sustentables; la herramienta digital “apps 4 Puebla”; y el Instituto de Educación Digital del estado, entre otros.

Beneficios de las ciudades inteligentes

Ciudades más seguras.

Amplios espacios de áreas verdes.

Mayor acceso al arte y a la cultura.

Diseño de un ambiente que promueve lo mejor de la vida urbana y minimiza los daños que implica vivir en la ciudad.

Crecimiento económico y calidad de vida promovidos no solo en el corto plazo, sino también para las futuras generaciones.

¿Qué es una ciudad inteligente?

Las urbes inteligentes son ecosistemas diseñados a través de la tecnología que tienen que ver con todos y cada uno de los aspectos operativos de una ciudad, en áreas como:

Medio ambiente

Educación

Seguridad

Movilidad

Economía

Con información de Deloitte
 

Con información de el universal.