Dejar ir para Seguir.

0
198

Hoy en este último martes del mes quiero compartir con ustedes un pequeño cuento que ayuda a entender un poco lo que ya he compartido con ustedes en los escritos anteriores, un cuento muy corto sin embargo muy sustancioso con una gran enseñanza.

 

¨En una ocasión se encontraba un maestro con sus discípulos a los cuales le relato que: Un |hombre que iba caminando tropezó una gran piedra. Después de tropezar la recogió y la llevo cargando, mas delante volvió a tropezar con otra piedra ya no tan grande, sin embargo decidió cargarla junto con la anterior, así sucesivamente cada que tropezaba con alguna piedra sin importar el tamaño él las recogía y las cargaba consigo mismo. Hasta llegara al punto en que aquel hombre ya no pudo más con la carga que llevaba, callo rendido ya sin poder caminar y con todas sus piedras acompañándolo.¨

¿Qué piensan ustedes de este hombre? Preguntó el maestro.

  • Que es un necio –respondió uno de los discípulos- ¿Para qué cargar con las piedras con las que tropezaba?

Dijo el maestro: -Efectivamente esto es muy común, es lo que hacen aquellos que cargan cosas innecesarias en sus vidas, como las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos y las amarguras o reproches de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás y no cargar las pesadas piedras del rencor hacia los demás y peor aún hacia nosotros mismos.

Si logramos hacer a un lado las cargas inútiles que solo nos hacen más pesado el andar, si decidimos decir adiós a esas acciones, nuestro camino será más ligero y nuestros pasos más seguros.

 

Cargara con ello para muchos es para recordarse lo que ¨NO¨ deben hacer, sin embargo esta carga se convierte en un lastre que solo les funciona no para recordad o aprender sino para lastimarse con reproches, porque así como aquel señor no aprendió a esquivara las piedras sino que solo aprendió a cargarlas, las personas que tienen este hábito siguen caminando con la vida con todas estas emociones negativas que les vuelven mas pesada la vida, las relaciones con los demás; dejando en ellos solo  miedo y como decía en el escrito anterior alimentado el ego mal entendido, dañándose de tal manera que genera una leve paranoia de que todos lo lastimaran.

Quizás el cuento te parece simple y sin mucho sentido, de que un hombre pase su camino cargando piedras y podrá ser que te digas a ti mismo ¨que tu no lo haces¨, ¨que a ti no te pasa¨ quizás hasta pienses que hombre tan tonto, quizás el hombre como dije anteriormente las empezó a cargar para aprender y así no volver a pasar por la misma situación que lo lastimo, esto pasa muy seguido con muchas de las personas, en el consultorio me doy cuenta de ello, personas que llegan conmigo, personas que desde que llegan, entran con una carga enorme, que se ven cansados, sin embargo ahí aprendido a vivir cargados y lastimándose, sin embrago les reconozco que ya con el hecho de haber llegado ahí significa que se dieron cuenta de que algo está mal que su camino no debería de ser tan pesada y están ahí para empezar a aprender a soltar, aprender a viajar ligero y solamente con lo necesario.

Muchas personas con las que he platicado fuera del consultorio me han expresado que cargan con odios, rencores, reclamos, dolores, etc., sin embargo es tanto el miedo a aprender a actuar de diferente forma que se vuelven ciegos y sordos en muchos de los casos, para evitar aceptar lo que les está sucediendo, se aferran a esos sentimientos tóxicos, pues inconscientemente para ellos es la mejor forma de vivir, en mi opinión es la única opción que tienen en realidad, la única que han conocido, pero el cambio les genera miedo así que aceptan los conocido aun que los lastime.

Desde mi experiencia tanto personal como profesional te puedo decir que las personas que no han aprendido a perdonar, han perdido también en parte mucho sentido de su vida, ya que l perdón no solo es para los demás sino para nosotros mismos, nos ayuda a liberarnos de sentimientos y emociones que nos lastimas y nos hacen pesada la carga, nos ayuda a cerrar ciclos, agradecer y seguir adelante, nos quita la venda de los ojos y las ataduras de pies y manos que no nos han permitido llegar a los lugares que realmente queremos. Las personas que no han querido aceptar el perdón, se llenan de amarguras, rencores, etc., que te alejan de lo que eres y de las personas que te aún y que quizás en algún momento tu sentiste que te ofendieron sin embargo las otras personas ni cuenta se dieron de ello y el comentario o la acción que hicieron, no era con el afán de hacerlo de la manera como tú lo interpretaste, perdonar y pedir perdón también aclara, y sabes que aclarando las cosas tu percepción se aclarara de la misma forma.

Perdona quita de ti ese ego mal entendido, deja ir lo que te lastimo, aprende de ello y sigue adelante. Cuantas cosas te has perdido o has dejado ir por estar enganchado en esas emociones toxicas, cuantas cosas has dejado de aprender de ti? Ya es tiempo de tu cambio y de tu bienestar, te lo mereces. ¨Creme eres totalmente digno y merecedor de ser REALMNETE FELIZ

Feliz y bendecido martes, que sea hoy ese día que esperabas para iniciar tu cambio.

Psicólogo: Oscar Abundez M.

449 199 21 20.

Psicología Asesoría