La página esta cargando, si crees que esta tardando mucho da click aqui.
Toda la información en un solo Click !
Inicio » Ciencia y Salud » Estrés en la niñez podría generar obesidad en la edad adulta

Estrés en la niñez podría generar obesidad en la edad adulta

Una niñez estresante aunada a experiencias desequilibrantes —como tener padres divorciados, estar expuestos a situaciones de crimen o mudarse de casa con frecuencia— resulta en hábitos que podrían predecir obesidad en la edad adulta, asegura un estudio.

Estudios anteriores han vinculado de forma convincente la obesidad en la edad adulta con un nivel socioeconómico bajo tanto en la niñez como en etapas posteriores de la vida.

Ahora, un estudio reciente de la Universidad Estatal de Florida, en Tallahassee, en colaboración con la Escuela de Negocios Kellogg en la Universidad del Noroeste en Evanston, IL, ha descubierto nuevos hallazgos. El Dr. Jon K. Maner, del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Florida, y sus colegas han visto cómo otros eventos desequilibrantes durante la niñez de una persona —como exposición a divorcio, crimen y otro tipo de inestabilidad social y ambiental— podrían resultar en un estilo de vida que promueve la obesidad. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Niñez estable versus niñez inestable
Los investigadores usaron la Teoría de Historia de Vida (LHT, por sus siglas en inglés), un marco de trabajo analítico que, en un contexto científico conductual, ubica el total de estabilidad experimentada durante la niñez de una persona como la base de su estilo de vida y sus elecciones de vida, o “estrategias de historia de vida”.

LHT señala dos tipos de estrategias de historia de vida: las más rápidas y las más lentas. Las estrategias de historia de vida más rápidas se caracterizan por la búsqueda de gratificación inmediata, como tener más parejas sexuales en la adolescencia, tener más hijos cuando aún se es joven y mostrar una conducta impulsiva en general.

Según LHT, la gente con estrategias de historia de vida más rápidas es más propensa a haber tenido una niñez inestable, en la que se expuso a privaciones de algún tipo. Es por esto que, cuando crece, es propensa a favorecer una conducta de “vivir en el momento”, sin hacer planes adecuados para el futuro.

“Experimentar un ambiente impredecible durante la niñez sensibiliza a la gente a la idea de que es difícil planear el futuro porque no sabe qué esperar en la inmediatez, porque vive en el ahora. La gente termina enfocándose en planes a corto plazo y no a largo plazo, y no tienen la capacidad de postergar la gratificación”, indicó el Dr. Jon K. Maner.

Por el contrario, la gente con estrategias de historia de vida más lentas es propensa a haber tenido una niñez estable y bien estructurada, lo que la llevó a esperar un futuro estable. Este tipo de estrategias están enfocadas en conductas y resultados a largo plazo que se caracterizan por una deliberación más cuidadosa.

El estudio halló un vínculo directo entre estrategias de historia de vida rápidas y hábitos alimenticos que resultan en obesidad. Los investigadores observaron que la gente con elecciones de vida más instintivas era mucho más propensa a comer, incluso cuando no tenía hambre.

“Si no se sabe de dónde vendrá el siguiente alimento, tiene sentido comer lo que se pueda en ese momento. Sin embargo, la gente con una estrategia de historia de vida lenta […] se inclina más a escuchar a su cuerpo y comer con base en sus necesidades presentes”, dice el Dr. Maner.

Es por esto que el estudio es importante, en la opinión de los investigadores: permite a la gente identificar la raíz de sus malas prácticas alimenticias, y puede ayudar a educar a los padres sobre cómo adaptar su conducta para asegurar el bienestar de sus hijos en su vida adulta. 

“Nuestro estudio sugiere que no sólo se trata de reducir el estrés, sino de crear estructura y predictibilidad en los niños”, explicó el Dr. Maner.

“Las rutinas enseñan a los niños a tener expectativas que, cuando se cumplen, resultan en un sentido de certeza y estructura. Teóricamente, ese sentimiento de predictibilidad inculca una estrategia de historia de vida más lenta, lo cual puede reducir los niveles de obesidad en la vida adulta”, concluyó el Dr. Jon K. Maner.

 

Con información de El Universal.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*