Hacia un mundo verdaderamente conectado

0
50

#EnPortada

En todo el mundo hay alrededor de 7 mil 600 millones de habitantes. De ellos, según el 2018 Global Digital Report, 4 mil 21 millones son personas que navegan por Internet. Se calcula que el crecimiento anual es de alrededor del 7%. La citada investigación también muestra que 3 mil 196 millones de internautas ingresan a redes sociales con cotidianidad.

Asimismo, se calcula que en el mundo existen 5 mil 135 millones de usuarios de dispositivos móviles pero muchos de ellos todavía no ingresan a Internet por primera vez. Lo anterior se debe a que la cobertura de los servicios de telecomunicaciones está atravesando por una etapa de crecimiento contenido y lento, derivado de las dificultades técnicas de llevar conectividad a lugares remotos.

Para lograr que todas las personas en el mundo puedan acceder a Internet sin importar el lugar en el que se encuentren, diversas compañías realizan esfuerzos de investigación y desarrollo para, más allá de utilizar

antenas de comunicación y cables interoceánicos de fibra óptica, se desarrollen nuevas tecnologías que logren ofrecer realmente un mundo conectado.

A continuación ofrecemos un panorama de cuatro proyectos que podrían proveer de Internet al mundo entero en el futuro.

1. Viasat

Viasat es una compañía de comunicaciones que, con sede en Carlsbad, California, tiene operaciones en todo el mundo. En 2017, junto con la empresa de aeronáutica Boeing, inició el desarrollo de satélites que buscarán ofrecer una conexión a Internet de alta velocidad en las zonas en las que no llega una red tradicional.

Anteriormente, Viasat ya había creado y puesto en órbita dos satélites que están centrados en la parte de América, Europa, Medio Oriente y África. Uno de ellos fue el ViaSat-1, cuyo objetivo es mejorar las capacidades de la banda ancha satelital. Este artefacto fue considerado el primer paso para una nueva arquitectura de sistema de microondas con tipo de banda Ka (alta capacidad). Asimismo, con este desarrollo se lograron reducir los costos económicos y se permitió la entrega de señal de Internet a consumidores ubicados en el suelo, en el aire o en el mar.

Posteriormente, se lanzó el ViaSat-2 cuyo objetivo es avanzar, todavía más, en el proceso de conectividad global más allá de lo que podrían ofrecer las telecomunicaciones tradicionales, inalámbricas, por cable o fibra. Fue entonces cuando se percataron que este tipo de acceso no era posible para todos. Por eso decidieron crear Viasat-3.

Con este tercer satélite se espera que se brinden capacidades más elevadas, al tiempo que se logra flexibilidad del servicio para que se pueda llegar a las zonas donde no hay una cobertura. Se espera que los dos primeros satélites entreguen más del doble de la capacidad total que la red combinada de los alrededor de 400 satélites de comunicaciones comerciales activos actualmente.

A través de aproximadamente 100 Mbps de capacidad, se permitirá la transmisión fluida de videos en 4K. Incluso, habrá soporte para que las aeronaves reciban (en pleno vuelo) cientos de Mbps de servicios de conectividad. Asimismo, se proporcionará velocidades de hasta 1 Gigabit por segundo, para su uso en aplicaciones empresariales marítimas, oceánicas y para diversos tipos de empresas corporativas.

“La plataforma satelital de clase Viasat-3 permite Internet de alta velocidad, alta calidad y asequible a escala global”, declaró Mark Dankberg, presidente y consejero delegado de Viasat.

En la actualidad, el satélite está siendo diseñado y fabricado por Viasat en su instalación de Tempe, Arizona, mientras que Boeing está construyendo la plataforma satelital totalmente eléctrica (de propulsión 702) en su fábrica ubicada en California. Boeing entregará la estructura del módulo a la instalación de integración satelital de Viasat, donde se instalará y probará la carga útil. Se espera que este artefacto sea lanzado a finales de 2019.

2. Starlink

En los años recientes, después de varias pláticas con el gobierno de los Estados Unidos, la firma de aeronáutica SpaceX logró que se le permitiera enviar 4 mil 425 satélites (entre la actualidad y el 29 de marzo del 2024). La finalidad de esto es hacer llegar Internet a zonas donde no es posible tener acceso. Enviar los satélites será posible a través del cohete Falcon 9, que ya se ha utilizado en diferentes ocasiones y misiones y se ha considerado como seguro.

Sin embargo, el objetivo final de Elon Musk, fundador de SpaceX, es poner en órbita 12 mil pequeños satélites. De ellos 4 mil 425 operarán a una altura de mil 125 kilómetros y los otros 7 mil 500 restantes operarán 320 kilómetros más alto. Juntos formarán una red de comunicaciones capaz de emitir señales a antenas en la Tierra. Starlink ofrecerá 1 gigabit de velocidad, lo que es bastante, en comparación con otros proyectos.

El 17 de febrero de este año, SpaceX puso en órbita únicamente dos satélites que fueron enviados desde la Base Aérea Vandenberg, en California. Estos satélites llevan por nombre Microsat-2a y Microsat-2b que son capaces de enviar Internet de banda ancha con solo 25 milisegundos de latencia o retraso. En 2020 se planea que estén operando por lo menos 50% de los satélites. Para el uso de este servicio solo será necesario tener una antena parecida a la de TV.

3. WiMax

La tecnología Worldwide Interoperability for Microwave Access, mejor conocida como WiMax, se une a los esfuerzos para hacer llegar Internet a las zonas que no tienen acceso a la Red.

A través de WiMax se planea llegar a tener una conexión a una velocidad aceptablemente alta, parecida a la de conexiones con ADSL (cable telefónico), pero sin cables. Este tipo de transmisiones logran una mayor magnitud de cobertura en comparación con las redes Wi-Fi tradicionales, ya que, a través de sus microondas, logra un alcance de 30 kilómetros a velocidades de alrededor de los 124 megabits por segundo (Mbs). Su propagación es tan amplia que se pueden conectar miles de personas a una misma red.

La red WiMAX puede servir para acceder a redes públicas y privadas desde cualquier punto y dispositivo, como smartphones y computadoras.

Para que se tenga disponible este acceso, se necesita la colocación de una antena. Así, mediante una torre parecida a la de la telefonía celular se pondrá, en un punto específico, la antena, para que esta pueda reenviar las señales de microondas.

Este sistema, usa una norma de transmisión de datos que utiliza las ondas de radio en las frecuencias de 2.3 a 3.5 Ggz. Para que su función se amplifique, es necesaria la instalación de ‘repetidoras’. Esto ocasiona que, al momento de ‘rebotar’ las ondas, se alcance a las zonas donde no llega la conexión a Internet. WiMax también soporta transmisiones de voz sobre IP y transferencias de datos bajo el estándar 4G.

Esta tecnología también garantiza su funcionamiento bajo sistemas de seguridad elevados, esto gracias al constante soporte del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos y del WiMAX Forum.

4. Proyect Loon

La idea de crear Project Loon surgió a causa del terremoto que, en el 2011, azotó a Christchurch (Nueva Zelanda) y dejó momentáneamente incomunicada a esa ciudad. Así, actualmente, Proyect Loon es una propuesta de la organización multinacional Google, que sugiere que, a través de globos de helio ubicados en la estratósfera, se pueda lograr que todos los usuarios que se conecten a Loon puedan tener acceso a Internet en zonas rurales o remotas.

Los ingenieros encargados del estudio, diseño y cuidado de los globos tienen que usar equipo especial como gafas de sol polarizadas y pantuflas para no dañar el material que se utiliza.

El objetivo de Loon es recorrer el mundo a gran altitud ascendiendo a la atmósfera hasta estar a 20 km (65,000 pies). Es por eso que los globos son de súper presión para evitar que exploten (como a veces ocurre a los globos meteorológicos).

A través de un software dirigido, los globos ascienden o descienden dependiendo del viento. El proyecto está a favor del cuidado del medio ambiente, ya que los globos tienen puntos específicos de aterrizaje y se pueden reutilizar, reciclar o desechar las partes, de manera responsable.

Durante el día, el equipamiento de los globos recibe energía solar a través de sus paneles fotovoltaicos y, de noche, mediante una batería recargable.

¿Cómo se podrá utilizar Project Loon? Todos los usuarios que formen parte de los operadores de red que se asocien con Loon podrán utilizar los globos como torres de telefonía celular flotantes que permitirán a las empresas de telecomunicaciones locales extender su cobertura en áreas donde no tienen servicio. Cuando se realice el lanzamiento, lo único que se debe tener es una tarjeta SIM del operador asociado con Loon y un teléfono con tecnología LTE.

Breve historia de internet

1958 La compañía BELL crea el primer módem que permitía transmitir datos binarios.

1961 En el MIT se publica una teoría sobre la conmutación de paquetes para transferir datos.

1962 ARPA, una dependencia de la defensa de EU, trabaja en “una red global de computadoras”.

1972 La red ARPANET se lanzó en la First International Conference on Computers and Co.

1991 Tim Berners Lee presenta al público el protocolo de navegación World Wide Web (WWW).

1992 Durante este año se registraron alrededor de 50 sitios web que ya eran accesibles en el mundo

1993 Nace Mosaic, navegador apto para el público que no tenía conocimientos informáticos.

1998 Nace el buscador Google. Fue creado por Larry Page y Sergey Brin, en Stanford.

2000 Se autoriza el uso de la red inalámbrica Wi-Fi en diversos tipos de dispositivos.

2004 En Harvard, Mark Zuckerberg, funda Facebook, la red social más utilizada en el mundo digital.

2007 Se crea el primer iPhone, teléfono inteligente que permitía navegar en internet con facilidad.

2009 El MIT menciona una nueva tendencia de comunicación conocida como “Internet de las cosas”.
 

El 60% de los jugadores en el mundo tiene más de 30 años. El nuevo reto para las compañías es atraer a niños y jóvenes

¿Los gamers están envejeciendo?¿Los gamers están envejeciendo?

Con información de el universal.