La naturaleza como fuente inspiradora del diseño

0
19

Los hexágonos de panales de abejas, las capas de la cebolla, las alas de aves o la redondez de la naranja, han sido formas de la naturaleza que han inspirado a los diseñadores industriales para la innovación y desarrollo de diversos materiales en este campo.

Sergio F. Grijalva especialista en Diseño Industrial por la UAG y maestro en Diseño y Biónica por el Istituto Europeo di Design Milán, Italia, se refirió a su más reciente libro La naturaleza del embalaje, en el que detalla las aplicaciones industriales que se pueden obtener de las formas y estructuras del mundo animal y vegetal.

Afirmó que la naturaleza tiene un poder multisensorial que comunica a través de sus formas, sabores y colores. De estos factores se aprende para resolver problemas de empaque, hidratación, temperatura y otros elementos para la transportación, almacenamiento y presentación de productos industriales.

Grijalva desarrolló en Milán, Italia, un cepillo de dientes exprés con pasta incluida para usarse y tírarlo, y más tarde cuando residía en Auckland, Nueva Zelanda, creó una bolsa de plástico que mantiene hidratados por mucho tiempo a los alimentos.

“Este plástico está inspirado en las hojas de la mazorca, las capas de las cebollas y los ajos, que mantienen frescos los frutos del interior”, destacó.

Ambos inventos cuentan con patente internacional, y el segundo en particular se ajusta a las políticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, para evitar el desperdicio de alimentos.
 

A través de “Sustenta”, Adriana Ruiz busca aprovechar “la basura” que se genera en los restaurantes de la Ciudad de México para convertirla, con la ayuda de biodigestores, en energía calorífica o eléctrica

Transforman residuos orgánicos en nutrientes para cultivos urbanosTransforman residuos orgánicos en nutrientes para cultivos urbanos

Sobre su libro de reciente aparición, comentó que “explorar la naturaleza del embalaje significa observar de cerca cómo la vida envuelve, protege, contiene, preserva e incluso transporta y comunica sus palpitantes creaciones, con la intención de descubrir de qué manera resolver problemas en el diseño industrial de embalajes”.

Ahí se explica “qué geometrías permiten aprovechar mejor el espacio y el material; qué lecciones encierran los huevos de gallina o las conchas de los moluscos a propósito de protección a impactos; qué nos enseñan las envolturas de productos vegetales como las cebollas o las mazorcas de maíz acerca de la conservación de la hidratación; o bien, qué podemos aprender del hecho de que en la naturaleza no exista el desperdicio, pues todos sus diseños son íntegramente biodegradables y vuelven a nutrir el ciclo del que proceden”.

ldr

Con información de el universal.