Línea Infantil: No a la Andadera!!

0
66

                 

No es recomendable utilizar la andadera para que tu pequeño “aprenda” a caminar; ya que solo le ocasionara ciertos problemas físicos, entre otras consecuencias no muy favorables. Contrario a lo que se cree la andadera no es esencial para promover los primeros pasos de tu niño, ésta se creó con el fin de ayudar a los infantes con problemas en su desarrollo motor, aquellos que de manera natural no pudieran sostenerse, mantener el equilibrio, coordinar movimientos, entre otras dificultades.

Aproximadamente entre los 8 y 9 meses los niños comienzan a gatear y alrededor de los 10 u 11 meses comienzan a sostenerse de pie apoyados de algún objeto, es cuando comienzan a dar sus primeros pasos, en este proceso de desarrollo aprenden a mantener el equilibrio del tórax, coordinar sus movimientos de manos, brazos, piernas, impulsarse, esto les ayuda a fortalecer sus reflejos de defensa y sus músculos para desarrollar un buen equilibrio al caminar. Al colocar a tu hijo en la andadera impedirás que logre fortalecer y desarrollar estas habilidades.

Cuando tu pequeñito está dentro de la andadera no requiere de mucho esfuerzo para estar de pie, al contrario, permanece sentado y no puede apoyar completamente la planta del pie, camina de puntitas. No desarrolla fuerza en sus músculos, en su tórax, brazos y piernas, requiere de muy poco esfuerzo para mantener el equilibrio ya que la andadera soporta su peso. De igual forma puede adquirir posturas anormales en sus piernas, ya que generalmente se arquean, así como en su columna vertebral, esto ocasionara problemas en su coordinación motriz como caídas frecuentes una vez que logra la marcha independiente.

Asimismo con la andadera tu niño estará más expuesto a sufrir un accidente, puede chocar contra un mueble y lesionarse, caerse por las escaleras, o voltearse si observa algún objeto en el suelo que le llame la atención, ya que intentará alcanzarlo.

Lo mejor que puedes hacer para ayudar a tu hijo a caminar es colocarle un chaleco especial que le sostiene el pecho y la espalda, dándole un soporte para que sienta la confianza de que se está apoyando en algo y no se va a caer, éste te permitirá sostenerlo y dirigirlo en sus pasos (como se ve en la imagen de la parte superior); también puedes utilizar un lienzo que se acomoda debajo de sus brazos y de igual forma sostiene su pecho y espalda, o bien puedes optar por las caminadoras de juguete, así tu niño realizará pequeños recorridos que le permitirán adquirir la seguridad de caminar hasta que ya no sea necesario utilizar estos aditamentos.

Espero que este tema sea de tu interés, es un gusto compartir esta sección contigo, recuerda que tenemos una cita la próxima semana en Línea Infantil, aquí en Entérate Aguascalientes, soy Susana Rodríguez, hasta entonces!!!!

Derechos de Autor, Registro: 03-2009-100111152000-14                                            Imagen: 123RF