Línea Infantil: Berrinches

0
1141

berrinche-2

Generalmente cuando escuchamos la palabra berrinche, inmediatamente la asociamos a un niño, sin embargo, debemos de estar conscientes de que los adultos de vez en cuando también manifestamos este comportamiento.

La palabra berrinche nos hace referencia a tener una posición de enojo, desesperación, en los niños a efectuar pataletas, llorar y gritar enérgicamente.

Pero, ¿Por qué criticamos esa actitud en los infantes?, veamos, como adultos también nos molestamos, puede ser que nuestro jefe nos de alguna indicación que no nos agrada, o no nos aceptan un proyecto, nos hablan en un tono de voz altanero y prepotente o simplemente, nos privan de algo que queríamos llevar a cabo, por ejemplo salir de vacaciones en determinada fecha. Ante esto quisiéramos gritarle a cuanta persona se nos pone en frente, aventar objetos, estamos tan disgustados que no sabemos como descargar esa ira, y de pronto sacamos un gran repertorio de palabras altisonantes.

Ahora reflexionemos, ¿es correcto actuar así?, si como adultos no podemos evitarlo, imagínense a un niño.

Siempre debemos analizar el porque de su berrinche, en ocasiones quieren decirnos algo y no logran transmitirnos su mensaje, al no comprenderlos se frustran y comienzan a hacer su rabieta, de pronto les cuesta trabajo manifestar lo que sienten, ya sea física o emocionalmente, pueden tener calor, sed, están de mal humor porque los llevamos a un lugar muy concurrido y los fastidia tanta gente, o bien, simplemente quieren hacer lo que mejor les parece, en el momento y hora en que lo deciden, no saben respetar tiempos, turnos, no conocen de límites, tienen una sensación de urgencia sobre sus necesidades y deseos, quieren algo y lo quieren ahora.

Y por evitar su postura les damos aquello por lo que están haciendo berrinche y esto es un error fatal, pues se esta fomentando que sigan actuando de la misma manera, ellos son muy listos, cuando se dan cuenta de cómo conseguir las cosas, siguen comportándose exactamente igual.

O bien, curiosamente, cuando el pequeño realiza un berrinche, tendemos a regañarlo y gritarle, luego, comienza una competencia, por un lado, el niño llorando y por otro el padre de familia gritándole para que se calme.

Esto no es lo correcto, primeramente, siempre hay que mantener la calma, por muy difícil que parezca, ya que muchas de las veces los niños realizan su berrinche en un lugar público, lo que ocasiona que nos sintamos apenados, pero no debemos permitir que el niño nos domine. Enseguida, debemos de ignorar su conducta y manifestarle expresiones como: -“cuando dejes de gritar te escuchare”, o -“te pondré atención cuando estés tranquilo”, de esta manera el pequeño se dará cuenta de que no obtendrá lo que desea si mantiene esa actitud.

Una vez que el infante ya se calmo, entonces se le debe explicar que su conducta no es la adecuada, brindarle un abrazo, ya que esto le hará sentirse seguro y se dará cuenta de que estamos preocupados por él, aún cuando no se este de acuerdo con su comportamiento, esto le ayudara a ir regulando sus emociones.

Si a pesar de que constantemente se habla con el niño y se le explica acerca de los límites, éste recurre frecuentemente a los berrinches al grado de privarse, o golpearse con algún objeto, es conveniente consultar a un especialista, por ejemplo, un psicólogo infantil, para descartar algún problema cognoscitivo.

Es un gusto compartir esta sección contigo, te espero el próximo jueves, soy Susana Rodríguez, excelente día!!!!!

Te invito a dejar tus comentarios y opiniones sobre esta sección aquí en Entérate Aguascalientes o en mi página Susana Rodríguez Oficial!!

Derechos de Autor, Registro: 03-2009-100111152000-14