Línea Infantil: La edad de las mordidas

0
214

ninos-1-1     mordiendo-1     mordiendo-2     mordiendo-3

Existe una etapa en los niños de entre un año y dos años de edad, en la que frecuentemente recurren a morder, ya sea objetos o a las personas que están a su alrededor, esto se debe a que no tienen un lenguaje consolidado, apenas están adquiriendo palabras, no saben como expresar lo que sienten, sea alegría, enojo, frustración, o demostración de cariño, es la manera que tienen de reaccionar.

Una de las causas que provoca que los niños de esta edad recurran a morder a cuanto niño se les pone en frente, es la sobreprotección por parte de sus padres. En casa, les dan todo lo que piden y de manera inmediata, por tal motivo creen que siempre va hacer así y cuando llegan a un CENDI, Estancia Infantil o simplemente conviven con más niños, se dan cuenta de lo contrario y se preguntan, ¿por qué aquí no?, lo que ocasionara que jalen el cabello o muerdan con tal de conseguir lo que quieren.

Les cuesta trabajo utilizar el lenguaje oral para manifestar su estado emocional, la manera que tienen de externar su frustración o enojo es por medio de la agresión.

Otra de las situaciones por la que los niños recurren a las mordidas, es porque sienten celos, hay ocasiones en que creen que su maestra (del CENDI) es exclusiva de ellos y no toleran que les preste atención y peor aún que realice manifestaciones de cariño y afecto a otros pequeñitos, si la maestra carga a un determinado bebé y el niño celoso se da cuenta, inmediatamente tratara de ser él quien este en brazos y automáticamente el niño que tiene cargado la maestra, será su rival y en cuanto tenga oportunidad se lo hará saber.

Una de las circunstancias que ocurren frecuentemente, es cuando un infante se encuentra jugando con un determinado objeto, por ejemplo una pelota y otro niño precisamente quiere jugar con la pelota que trae su compañero, este hará todo lo posible por quitársela y lo más probable es que recurra a morderlo.

La forma en que debemos dirigirnos a los niños que muerden es con tranquilidad y sin enojarnos, cuando se produce algún incidente hay que atender al niño agredido y proporcionarle mucha confianza, el niño que mordió no comprenderá que ocurrió, él solo quería jugar con la pelota.

Hay ocasiones en las que en casa, las demostraciones de afecto además de ser por medio de abrazos y besos, suelen externarse por medio de acciones simbólicas, puede ser que mamá o papá estén jugando con su bebé y de repente de manera cariñosa le dicen, “me voy a comer este bracito” y empiezan a jugar con él de esta forma, el niño querrá hacer lo mismo en el CENDI o con otros niños y creyendo que esta manifestando simpatía y estimación morderá a uno de sus compañeros.

Hay que hablarle con serenidad, sin etiquetarlo de “malo” o alguna otra frase similar, en realidad los niños no son malos, su acción es lo que está mal y tenemos que hacer que lo comprendan. Al ponerles estos calificativos, lo único que ocurrirá es que se identifiquen con ellos y reforzarán este comportamiento, ya que pensarán: “si creen que soy malo, tendré que comportarme así para cumplir lo que esperan de mí”.

Gracias por seguir esta sección, te espero el próximo jueves, soy Susana Rodríguez, hasta luego!!!

Te invito a dejar tus comentarios y opiniones sobre esta sección aquí en Entérate Aguascalientes o en mi página Susana Rodríguez Oficial.

Derechos de Autos, Registro: 03-2009-100111152000-14