Línea Infantil: Objeto Transicional

0
228

objeto-transicional-1

Éste hace referencia a un objeto que los niños toman como suyo para sentirse seguros, protegidos. Aproximadamente a la edad de uno a tres años es cuando ocurre esta situación en la que los niños sienten un profundo apego por un objeto determinado, ya sea un oso de peluche, una almohada, una manta o cualquier otra cosa que ellos elijan de forma natural, querrán tenerlo consigo todo el tiempo o en momentos muy específicos, como por ejemplo a la hora de dormir, o cuando estén lejos de casa, de mamá o alguna persona muy significativa para ellos.

Generalmente esta etapa de objeto transicional se da cuando el bebé comienza a tener una cierta separación de su madre, puesto que al año ya comienza a ser más independiente; cuando ocurren cambios importantes como la entrada al CENDI o preescolar ya que cree que al dejarlo en la escuela lo han abandonado; en situaciones difíciles como el nacimiento de un hermanito o cambio de escuela o casa.

Este objeto especial será su compañero fiel, quien lo acompañe en sus juegos, diversiones y en situaciones de tristeza o enojo, pues trasladará sus sentimientos y emociones hacia dicho objeto al abrazarlo, tocarlo, manipularlo; por ningún motivo querrá compartirlo y le causará disgusto o ansiedad que alguien quiera tocarlo.

No todos los niños presentan este comportamiento, cada uno tiene un proceso de desarrollo y maduración diferente, incluso hay quienes en lugar de optar por un objeto, prefieren tener otro tipo de conductas, como chuparse el dedo pulgar o acariciarse el pelo.

Estas manifestaciones solo durarán una temporada, es importante que comprendas el proceso de desarrollo emocional por el cual atraviesa tu pequeño. Nunca hay que quitarle su objeto preferido de forma repentina, escondérselo y mucho menos obligarlo a que se deshaga de el, ya que solo le ocasionarás inseguridad, falta de autoestima y situaciones de tristeza.

Será el niño quien de manera natural y espontánea deje su tan preciado tesoro y esto ocurrirá cuando ya tenga la capacidad de comunicarse de forma clara y pueda expresar de manera más abierta sus sentimientos. Si el niño llegó a este nivel de maduración y sigue optando por traer su objeto especial, se le puede ayudar con un proceso de convencimiento en donde se reduzca su uso, explicarle que solo lo puede tener mientras duerme y el resto del día colocarlo en un lugar en donde lo pueda observar, dárselo por un momento (si él lo pide) después de una determinada actividad, por ejemplo comer, poco a poco se irá desprendiendo de el hasta que llegue el momento en que ya no lo necesite.

Es un gusto compartir esta sección contigo!!! te espero el próximo jueves aquí en Entérate Aguascalientes, Soy Susana Rodríguez, excelente día!!!

Derechos de Autor, Registro: 03-2009-100111152000-14