No todos los teléfonos que dicen ser resistentes al agua lo son

0
219

Antes de sumergir un teléfono porque la publicidad del aparato dice que es resistente al agua, es mejor leer la «letra chica» en la caja para no sufrir un costoso desengaño.

La gran mayoría de los fabricantes no miente al destacar tal condición, pero lo que pocos saben es que existen grados de impermeabilidad. Estos grafican la diferencia entre un equipo con el que se puede hablar bajo la lluvia de uno que es posible sumergir en la piscina por una hora.

De ahí que sea imprescindible que el propietario de un teléfono entienda las cualidades de su equipo y lo que puede o no hacer con él.

«Los primeros fabricantes que se preocuparon de hacer teléfonos resistentes al agua fueron los asiáticos porque tenían climas húmedos y con mucha lluvia«, cuenta Javier Valenzuela, gerente de Terminales en Movistar.

El primero, y antes que muchos, fue Sony. «Eran más caros porque la fabricación implicaba más trabajo al sellar el equipo. Luego, esta tendencia comenzó a ser valorada por las otras marcas y ahora es una condición imprescindible, sobre todo en los equipos de la gama más alta. He visitado fábricas y he visto cómo los someten a tests donde los botan cientos de veces, los doblan, los sumergen para que de verdad cumplan lo que prometen», dice Valenzuela.

Actualmente se ha masificado la protección de los equipos contra el agua y el polvo. Están los que tienen la especificación IP 67, que significa que son totalmente resistentes al polvo y pueden permanecer 30 minutos a una profundidad de un metro bajo el agua. Asimismo, los IP 68 están protegidos contra el polvo, pero pueden estar sumergidos a 1,5 metros durante más de media hora.

La pantalla

«Muchos ya vienen protegidos contra el agua. El eslabón más débil sigue siendo la pantalla», dice Gonzalo Sepúlveda, gerente de iP68.cl, empresa especializada en la venta de celulares resistentes.

Desde hace diez años, los fabricantes han estado instalando en sus equipos pantallas Gorilla Glass. «Es una capa adicional que se pone en la pantalla y que viene de fábrica. Primero protegía de las rayas producto del roce al tenerlo en el bolsillo o la cartera, pero ha avanzado en su desarrollo», dice Hugo Durney, director del Centro de Transferencia Tecnológica y profesor de Telecomunicaciones y Electrónica de la UTEM.

Para un usuario es importante saber que existen distintas generaciones de Gorilla Glass y que no todas resisten lo mismo. Según Corning, fabricante de esta tecnología, la segunda generación del material evita rayones, pero es más delgada que su antecesora. La tercera es tres veces más resistente que la anterior y la cuarta la duplica.

La recién estrenada sexta generación de pantalla ha pasado pruebas de hasta 15 caídas desde un metro de altura sobre una superficie rugosa sin daño. El sitio especializado Tom's Guide testeó 12 equipos de última generación; los sumergieron a distintas profundidades, recrearon caídas al WC, los dejaron caer desde diferentes alturas en una variedad de superficies. El más resistente resultó ser el Moto Z Force 2 (no se vende en Chile), seguido del LG X Venture (que tampoco se vende en el país) y luego el iPhone X.

«El Z Force (que sí se comercializa en el país) y el Z Force 2 tienen pantallas ultrarresistentes gracias a una tecnología patentada por Motorola llamada Shatter Shield. Consiste en cinco capas de distintos materiales, como plástico flexible y policarbonato; una es un marco de aluminio», dice Cristián Barraza, Product Marketing Manager de Motorola.

Todo terreno

Para personas que trabajan en condiciones extremas existen teléfonos con «resistencia de grado militar» (MIL-STD-810G). Se trata de un estándar que no solo mide resistencia a golpes o impermeabilidad, sino también su tolerancia a las sales de la costa, a horas de vibración o a radiación solar por días, entre otros parámetros.
 

Con información de el universal.